Los efectos asombrosos de la aromaterapia para el bienestar

Aromaterapia_efectos bienestar

La humanidad ya sabe desde hace más de 6000 años de los efectos beneficiosos de la aromaterapia e en las culturas antiguas formaba una parte importante de la medicina. Hoy en día estos conocimientos han quedado en el olvido
y muchas personas creen que es un misterio y buscan el remedio en ansiolíticos. En realidad es muy sencillo comprender esta fascinante ciencia y basta con probar aceites esenciales para comprobar el efecto al bienestar a la mente y al cuerpo.

Aceites Esenciales.
Son el corazón de cada flor, fruta, hierba resina, árbol o especia sobre la Tierra. Se extraen de las células a través de dos procesos: La destilación al vapor donde se utilizan las altas temperaturas o bien la presión en frío donde el principio utilizado es el de presionar la materia prima para extraer su esencia. Como habréis adivinado, el proceso que mantiene mejor todas las propiedades es el de presión en frío, ya que las altas temperaturas pueden en algunos casos deteriorar la esencia!Ua vez terminado el proceso los aceites esenciales son 100 veces más concentrados que los originales de la planta fresca.

Ahora bien … cómo funciona la Aromaterapia?

Sistema Límbico. El perfume de los aceites esenciales se registra en el sistema límbico, que es la zona más profunda y primitiva del cerebro; donde se memorizan los recuerdos, donde nacen las emociones y donde se estimulan los estados de ánimo.Por éste motivo todos tenemos conexiones personales con ciertos olores. Cuando entramos en contacto con un aroma, nuestro subconsciente lo recibe y … reacciona … incluso antes de que seamos conscientes de ello!!!

Funciona Naturalmente!

Las fragancias de algunos aceites esenciales nos incitan automáticamente a relajarnos, otras nos confortan otras nos activan.Y lo mejor de todo: Los aceites esenciales tienen propiedades antisépticas, antibacterianas y antivirales, lo que los convierte en óptimos para nuestro cuerpo igual que lo son para nuestro espíritu.

Autora: Mayte Miro

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*