Tu Piel

Retrasar el envejecimiento, eliminar cicatrices y estrías, no tener arrugas, tener una piel luminosa y suave,…

…ejemplos de objetivos que nos podemos poner y que de hecho nos ponemos.

Todos ellos tienen como exponente común la necesidad de cuidar nuestra piel.

Realmente, son objetivos de belleza, lo cual está muy bien. Pero lo que no nos hemos planteado es que la belleza de la piel es sola y exclusivamente una consecuencia de su estado de salud.

piel bella y sana

Estamos hablando de un órgano que es lo único que se interpone entre nuestro organismo y el mundo exterior. Es nuestra primera línea de defensa. Trabaja mucho y necesita ser protegida, porque de lo contrario podría perder sus propiedades y se debilitarían sus defensas naturales. Si esto sucediese, tendríamos peor salud y seríamos más propensos a lesiones e infecciones.

Así de importante es cuidar y mantener sana nuestra piel. Así de importante es tener una bella apariencia.

Que es la piel

Es un órgano, el más grande y pesado que tiene el ser humano y uno de los primeros que se forman. Si extendiéramos la piel de un adulto podría llegar a medir unos 2 metros cuadrados, y pesaría alrededor de 4 kg.

Existen diferencias importantes entre la piel de la cara, el cuero cabelludo, el cuerpo, las manos, los pies, debido a que sus funciones son distintas.

La piel de cada persona es diferente. Se trata de un sistema dinámico y constantemente cambiante y en este proceso son determinantes factores internos (como las hormonas) y externos (clima y medio ambiente, nutrición, hábitos o modo de vida.

¡Piensa que las células de la capa superior de la epidermis se renuevan totalmente como máximo una vez al mes!

Funciones de la piel

Regulación de la temperatura. A través de la transpiración enfría el cuerpo y de la contracción encoge el sistema vascular para conservar el calor.

Barrera. Es la primera línea de defensa de nuestro cuerpo contra los agentes exteriores potencialmente nocivos.

Sensibilidad. Está repleta de terminaciones nerviosas que son las responsables de que notemos presión, vibración, tacto, dolor y temperatura en otras partes del cuerpo.que es bueno para la piel

Regeneración. Repara las heridas del tejido subcutáneo.

Fuente alimentaria. Las células adiposas contienen nutrientes depositados a los que el cuerpo busca cuando los necesita y son transportados por la sangre.

Psicológicamente, es el indicador de salud más visible. Una piel sana y sin problemas realizará mejor sus funciones.  Además nos sentiremos más cómodos y confiados, porque este es el modo en que la percibimos.

Tu piel según la edad

Nacemos con la piel muy fina, delicada y sensible. La piel de los niños es espesa una quinta parte de la de un adulto. Conforme crecemos la piel también evoluciona hasta que a los 12 años es igual en estructura y funciones que la de un adulto.

Los cambios hormonales de la adolescencia pueden tener dramáticos efectos en la piel, provocando irregularidades y acné, entre otros.

A partir de los 25 años pueden comenzar a aparecer las primeras finas líneas que señalan el envejecimiento, dado que comenzará a disminuir la cantidad de colágeno y la flexibilidad de la piel se reducirá aproximadamente un 1% al año.

En la década 30 años sigue perdiendo humedad y elasticidad, así que comienzan a aparecer arrugas. La función de barrera se debilita.

Entre los 40 y 50 años puedes notar que aumenta la aspereza y sequedad, y pueden aparecer manchas. Aumenta el riesgo de infección cutánea. Disminuye la acción y desarrollo vasos sanguíneos, por lo que la piel se ve menos luminosa.

A partir de los 60 años se regenera cada vez más despacio y se vuelve más delgada. Se pierde volumen y densidad. Se deteriora la capacidad de cicatrización. Baja la producción de lípidos, con lo que aumentan la deshidratación y las arrugas.

Pero, ¿qué factores que influyen en el envejecimiento de la piel?

Muchos factores son los que van a influir en el envejecimiento cutáneo conforme aumenta la edad. Algunos de ellos son internos, genéticos o hereditarios. Pero la exposición a factores externos va a influir en un 80% o más y ahí la información va a ser vital ¡y la buena noticia es que podemos actuar sobre ellos!

como rejuvenecer la piel

Factores Internos.

  • Circulación de la sangre. Disminuye con la edad. Hará que haya menos oxígeno y nutrientes y la piel perderá luminosidad.
  • Bajará la actividad de glándulas sebáceas y sudoríparas. Se debilita la película hidrolipídica y la piel se vuelve más seca.
  • Disminución de estrógenos y regeneración celular tras la menopausia. La red de fibras de colágeno se debilita. La piel se vuelve más fina y se arruga.

Factores Externos.

  • Ambientales. Exposición a rayos UV, cambios climáticos y contaminación atmosférica.
  • Factores de estilo de vida. Tabaquismo, alcohol, estrés, nutrición y cuidado cutáneo.

Estructura de la piel: Las capas

Formada por tres capas superpuestas de composición  y funciones distintas.

  • Epidermis. La más externa y la que tocamos. La epidermis nos protege frente a toxinas, bacterias y pérdida de líquidos. Tiene un manto ácido protector con PH ligeramente ácido, entre 5,4 y 5,9 y está cubierta de una capa de células muertas.
  • Dermis o capa intermedia. Es la más gruesa, elástica pero firme, compuesta por colágeno y elastina (que son los responsables de su fuerza y flexibilidad) que nos aportan el aspecto sano y juvenil. Sus células están impregnadas de una sustancia que contiene ácido hialurónico, que fija el agua y mantiene el volumen. La función de la dermis es la de proteger el cuerpo frente a influencias irritantes externas y nutrir a las demás capas.
  • Hipodermis o la más interna. Almacena energía mientras que almohadilla y aísla el cuerpo. Formada por células adiposas, fibras colágenas especiales y vasos sanguíneos

Tipos de piel

La distinción entre tipos de piel hace referencia al equilibrio entre hidratación, grasa y sequedad. Podemos encontrar cuatro tipos básicos.mi tipo de piel

  • Normal.

En equilibrio. La piel está bien hidratada y no es ni demasiado grasa ni demasiado seca.

La identificamos por tener poros finos, buena circulación sanguínea, una textura suave y uniforme y ausencia de impurezas.

  • Seca.

Produce menos sebo que la piel normal y por tanto retiene menos humedad. El escudo protector está debilitado. Es más sensible a la irritación, enrojecimiento y sufrir picores o pruritos. Su problema es la falta de agentes hidratantes naturales y requiere tratamiento.

La reconocemos por su aspecto tirante, frágil, áspero y su falta de elasticidad y luminosidad. Si está muy seca puede estar descamada. La piel plantas y talones de los pies tienden a resecarse y agrietarse.

  • Grasa.

Este tipo de piel produce sebo en exceso. El problema en este caso puede ser de muchos tipos (genético, desequilibrios hormonales, estrés, medicación, cosméticos inadecuados). Es propensa a sufrir comedones y acné.

La reconocemos por sus poros agrandados y claramente visibles, brillantez, piel pálida y engrosada.

  • Mixta.

En este caso en la zona de la T encontramos la piel de tipo graso, mientras que las mejillas pueden tener piel normal o seca.

Para el cuidado de la piel, selecciona los productos de entre los que se adapten a tu tipo y sean ideales para afrontar su estado.

ALIMENTOS QUE MEJORAN LA PIEL

Nuestra alimentación es fundamental para que nuestro cabello y piel tengan el mejor aspecto. Unos hábitos alimenticios deficientes pueden verse reflejados en una piel más opaca y menos saludable. Algunos alimentos tienen la capacidad para modificar favorablemente las imperfecciones que puedan aparecer. Si cambias tu dieta y empiezas a comer más sano, seguro que lo notarás en breve.

Chocolate negro y cacao

Ayuda a aumentar la humectación, y a reducir enrojecimiento y aspereza. Los flavonoles del cacao ayudan además a combatir la falta de sueño y la fatiga, así como los efectos de envejecimiento. Además tiene importantes efectos en el ánimo y en la capacidad de rendimiento.

Granadas

Fortalecen el tejido de la piel y el cabello mediante la protección contra los rayos UV (responsables del proceso de envejecimiento).

los mejores alimentos para la pielFrutos rojos

Arándanos, zarzamoras, fresas, frambuesas y grosellas tienen un alto contenido en antioxidantes que ayudan a producir colágeno para mantener tu piel suave y firme. Estos antioxidantes  previenen el envejecimiento al combatir a los radicales libres.

Té Verde

Con alto contenido en antioxidantes y flavonoides,  también tiene propiedades anti-inflamatorias que ayudan a prevenir las arrugas y a aumentar la luminosidad.

Verduras de hoja verde oscuro

Acelgas, espinacas, brócoli, y otros vegetales con hojas de color verde oscuro contienen gran cantidad de antioxidantes. Estas verduras son también ricas en luteína, que estimula la hidratación y la elasticidad, y protegen de los rayos del sol y del cáncer.

que hacer para tener una piel bonitaAgua

Bebe unos dos litros de agua al día. Te verás más bella gracias a la humectación desde dentro hacia afuera. No beber suficiente agua hará que tu piel esté seca y se formen más arrugas

Pescado

Los ácidos grasos omega-3 del pescado ayudan a mantener la piel hidratada y más elástica, previenen la formación de arrugas y mejoran la calidad de tu cabello. Además ayudan a mantener la firmeza y, por tanto a eliminar la celulitis.

Pescados diferentes como salmón, sardinas, merluza, caballa, atún y trucha son excelentes fuentes de grasas omega 3 y otros nutrientes que reparan y protegen las células.

Nueces

Ricas en vitamina A y E, retrasan el proceso de envejecimiento al protegerte del sol. También contribuyen a mantener la hidratación y el equilibrio.

Huevos

Con gran contenido en antioxidantes como las Vitaminas B y E, ayudarán a desacelerar el proceso de envejecimiento y mejoran tu salud.

Tomates

Fuente de licopeno, que protege del daño solar por neutralización de los radicales libres. Prefiere los tomates frescos y naturales.

Alimentos de color naranja o amarillo

Como la calabaza,  zanahoria, melocotón, albaricoque, melón, y los pimientos naranjas o amarillos son ricos en betacaroteno y vitamina A, que ayudan a combatir la sequedad de la piel y a darle un aspecto suave, además de proteger de daños solares.

La falta de vitamina A en la dieta hace que la piel se vuelva seca y escamosa

Cebolla y Ajo

Ayudan a eliminar la celulitis gracias a la eliminación de las toxinas de tu cuerpo que causan la celulitis, además de ser un buen tratamiento para la salud al controlar los picos bruscos azúcar en la sangre que aceleran el envejecimiento y aparición de arrugas.

Yogurt

Destruirá las bacterias causantes del acné y otros problemas de la piel.

Alcachofas

Fuente de ácido ferúlico, que te protege de los peligrosos rayos solares que causan las arrugas.

Cítricos

Como naranja, limón y lima. Ricas en Vitamina C, necesaria para producir colágeno. También ayuda a combatir los radicales libres.

Albaricoques

Con alto contenido en Vitamina A, que evita que las células muertas obstruyan los poros, ayuda a eliminar el acné.

Carne roja

Consúmela sin grasa y cocida para aprovechar sus ventajas. Contiene proteínas y zinc que tratan el acné de modo más efectivo que el antibiótico. Además aportan aminoácidos, glicina y prolina, que producen colágeno que ayuda a mejorar la forma y el estado general de la piel y a desinflamar.

que frutas son buenas para la pielAceite de oliva

Su ácido graso Omega 3 contiene ácido linoléico, que ayuda a combatir la sequedad y reducir la aparición de arrugas. Úsalo de modo tópico para unos fantásticos efectos.

VITAMINAS NECESARIAS PARA LA PIEL

Todas sabemos perfecto que hay ciertas vitaminas y minerales que nuestra piel necesita para tener una apariencia luminosa, joven y fresca. He aquí la información:

Vitamina A

Esta vitamina favorece la cicatrización y la suavidad de nuestra además de reforzar las defensas naturales. Ayuda la formación de la melanina en la piel de forma que favorece el bronceado y va fantástica para pieles secas. Perfecta para combatir los síntomas de la edad, al acelerar la renovación celular, lo que favorece la producción de colágeno. Además actúa contra el acné y otros problemas como los eccemas (para casos muy graves la medicina deberá dar el diagnóstico). Contenida en leche, pescado, lechuga, zanahoria, brócoli, naranja y manzana, huevos, espinaca y melón.

Vitamina B

Encargada de la elasticidad, es buena también para el pelo y las uñas. Ayuda además a tener un buen color de piel. Algunos alimentos contienen esta vitamina cómo: pescado azul, cereales, harinas integrales, espárragos, legumbres y frutos secos.

Vitamina B3

Contiene nicotinamida, que penetra rápidamente y previene el daño causado por el sol, además de mejorar enfermedades de la piel como el acné, la rosácea y la dermatitis atópica, al evitar la pérdida de agua y mejorar su función como barrera.

Relacionada con tratamientos para revertir las manchas porque impide la transferencia de la melanina, además de contribuir a la producción de colágeno. La podemos ver en carnes rojas, lácteos, huevos, cereales integrales y legumbres.

Vitamina B5

Promueve la proliferación de fibroblastos, que son las células reparadoras de la piel. Mejora salud, hidratación y elasticidad y combinada con glicerol se transforma en un gran hidratante. Muy utilizada también para el cuidado del cabello. La encontramos en calabaza, almendras, todos los cereales integrales, pollo y lácteos.

Vitamina C

Uno de los mejores antioxidantes que podemos consumir, neutraliza el efecto de los radicales libres y protege las estructuras intracelulares, potenciando el efecto de la vitamina E. Ayuda a fortalecer tus defensas y tu piel. Perfecta para combatir los estragos del verano tras la exposición al sol. La contienen todas las frutas, sobre todo cítricos, verduras con piel roja, brócoli, melón,  tomates, pimientos, perejil.

Vitamina E

La reina de las vitaminas y el principal antioxidante que necesitamos. Destruye los radicales libres que se forman por la acción de las radiaciones ultravioletas, retardando el envejecimiento cutáneo. Ayuda a la circulación de la sangre y estimula el sistema inmunológico. Combate el envejecimiento de la piel. Perfecta para las cicatrices por sus propiedades regeneradoras. La encontramos en: aceites vegetales, frutos secos, manzanas, maíz, aguacate, yema de huevo, cereales integrales, legumbres, pescado, carne y verduras de hoja verde.

Super-efectiva para cuidar de nuestro rostro, los expertos recomiendan aplicarla de manera directa.

Seguramente, te interesará también saber cómo cuidarla y cómo solucionar sus problemas. Y además:

Vídeo: Descubre el secreto japonés mejor guardado para tener una piel perfecta.